EL PACTO DE DIOS

EL PACTO DE DIOS: "El Señor te pastoreará siempre, en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos, y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca se agotan. Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas, los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de muros caídos, restaurador de casas en ruinas" Isaías 58.11-12

PROMESAS DE VIDA

PROMESAS DE VIDA
"¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. El da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán". Isa 40:28-3

lunes, 31 de diciembre de 2012

Sabiduría para vivir el Nuevo Año

Tiziano Vecellio o Vecelli, conocido como Tiziano (1490-1576), fue un pintor italiano del renacimiento, conocido en su época como "el sol entre las estrellas". Una de sus obras maestras fue indiscutiblemente "Alegoría de la prudencia".

En la parte superior figuran tres cabezas humanas que se interpretan como las tres edades del hombre. Una de las cabezas es la de un joven de cara al futuro, otra es la de un hombre maduro mirando al presente y el tercero es de un anciano mirando intensamente al pasado. En la parte inferior figuran tres cabezas de animales: el lobo, el león y el perro.  

Según Panofsky, en ella el pintor quiso representar una alegoría del tiempo gobernado por la Prudencia, asociando los tres rostros con estos animales: el lobo (que devora la memoria de las cosas como el pasado), el león (que se agita como el presente) y el perro (que apacigua en la esperanza, el futuro).

Tiziano escribió en la parte superior del lienzo un frase en latín: "Ex praeterito - praesens prudenter agit - ni futuru(m)/actionem deturpet", hemos encontrado dos traducciones:
1.- La primera es: "del ejemplo del pasado, el hombre del presente actúa con prudencia para no poner en peligro el futuro".
2.- La segunda: "Del ejemplo del pasado, el hombre del presente actúa con prudencia para no poner en peligro el futuro". 

Sea cual fuere la verdadera traducción la obra nos lleva a una reflexión, es necesario sino urgente,  que vivamos cada momento de nuestras vidas con excesiva prudencia, más aún cuando tenemos la bendición de iniciar un Nuevo Año.

Sin embargo, la pregunta que se impone es ¿Qué es la prudencia? La Real Academia da tres concepciones: 1.- Templanza, cautela, moderación. 2.- Sensatez, buen juicio. 3.- Una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello.
   
Es la virtud de actuar de forma justa, adecuada y con cautela. La virtud de comunicarse con los demás por medio de un lenguaje claro, cauteloso y adecuado. Es actuar respetando los sentimientos, la vida y las libertades de las demás personas. Estamos muy de acuerdo con tres últimas.

Entonces, hoy mirando al futuro en el Nuevo Año y que Dios nos concede debemos de vivir con prudencia, esto es: con discernimiento de lo bueno y lo malo para seguir lo bueno (por supuesto, por si acaso lo anotamos), con cautela y templanza (no dar rienda suelta a las pasiones), y con respeto a los sentimientos, las vidas y libertades de los demás (anota padre de familia y líder de iglesia: hay tantos que se olvidan de ello y coaccionan a los hijos o a la grey del Señor, como si fueran señores y amos de ellos).

En el Libro de libros también se habla de la prudencia, especialmente en los Proverbios, siendo estos dos versos los más apropiados para este 2013:

Proverbios 3:5  Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. 

Proverbios 24:3  Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza; 

Dos enseñanzas podemos rescatar de aquí:

1.- Debemos de iniciar el año descansando en Dios, y no en tus propias ideas y conceptos, confía en Su Palabra y en los planes que Él tiene para tu vida; recuerda que "engañoso es el corazón del hombre más que todas las cosas".
2.- Un hogar o una familia (no casa) se construyen o se levanta con sabiduría, pero la base o el cimiento de nuestro hogar debe de estar rellenado con la prudencia.

Para terminar, y volviendo a la obra de Tiziano, y a la frase "del pasado al presente es preciso actuar con prudencia para no arruinar la acción futura". El hombre debe de vivir sus días con prudencia, pues por naturaleza estaremos mirando los fracasos o errores del pasado, no lo bueno que sucedió; y eso genera en nosotros temor a repetir lo mismo en el futuro, creando así una ansiedad que nos impide vivir a plenitud el ahora, y por ende, repercutirá negativamente en el futuro.

Pablo el apóstol, supo "olvidar" las fallas y fracasos del pasado, y mirar con fe el futuro: 

Filipenses 3:13-14  Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

De hecho su memoria no lo había borrado todo, pero demuestra que él era libre de toda la culpa que pudiese haber sentido por sus acciones pasadas porque Dios le había perdonado, y este hecho le impulsó a vivir una vida de confianza en el presente mirando con fe al futuro.

Así pues, que ahora empezamos un Nuevo Año, que los fracasos del pasado no te condicionen ni te aten, deja tus cargas en las manos del Rey de reyes, el cual te capacitará para vivir plenamente mirando al futuro, y no te olvides de las promesas que te ha dado, pues Él ha abierto una puerta que nadie podrá cerrar.

Entonces, vive con prudencia mirando el pasado como un lobo (devora las cosas malas de la memoria), moviéndote (actúa) en el presente como un león, y que mira el futuro como un perro que se apacigua (paz) en esperanza.

Que Dios te bendiga a plenitud en este  Nuevo Año! 

Ps. Félix Jara

lunes, 24 de diciembre de 2012

El hombre olvidado en la Navidad

Estamos a pocas horas de la celebración de la Navidad, aunque sabemos que Jesús no nació en esta fecha, no es nuestro deseo entrar en disquisiciones teológicas. Lo que queremos es hablar hoy de un hombre que a menudo en estas celebraciones nos olvidamos de él.

No nos referimos a Aquel que siendo Dios se hizo hombre, aunque a menudo lo hacemos, muchos ya han tomado conciencia y tienen en claro que la centralidad de la Navidad es Jesucristo.  

Nos referimos más bien a José, el hombre en quien Dios depositó su confianza dándole la gran responsabilidad de desempeñar el papel de padre terrenal de Jesús, para él le diera el amor, el cuidado y el ejemplo.

Y en verdad, José como que viene a ser el hombre olvidado en la historia de la Navidad. Sin embargo, su participación es uno de los elementos importantes en el cumplimiento del plan salvífico de Dios para la humanidad.

Si investigamos las Escrituras encontraremos a un José justo, recto, compasivo, protector y valiente. Pero lo que más destaca de su personalidad es su obediencia. Y es cierto, cuando el ángel le dice que tomé a María como a su esposa, el obedeció, a pesar de que estaba embarazada no de él, y de las consecuencias sociales y culturales que en ese tiempo esto representaba.

Mateo 1:24  Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.

Y cuando le dijo que huyera a Egipto con María y Jesús, pues corrían peligro de ser arrestados y asesinados por Herodes, él nuevamente obedeció.

Mateo 2:13-14  Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto.

Entonces, vemos que si bien María fue escogida entre todas las mujeres para llevar en su vientre al Hijo de Dios, también José fue elegido para cuidar y amar a ella y a Jesús, a pesar de los usos y costumbres de la época; siendo un buen esposo y buen padre en el tiempo que le tocó hacerlo.

De esta manera, José se convierte en ejemplo para todos los hombres a quienes Dios les ha concedido la gran responsabilidad de ser esposos y padres, esto es amar y velar por nuestras familias; no sólo en el hecho de ser sustentadores y proveedores, sino servidores y/o ministradores del hogar.

¿Qué es lo que está Dios pidiéndote el día de hoy?, ¿o quizás te lo está pidiendo hace ya mucho tiempo?. ¿Cómo estás con relación a la voluntad de Dios para tu vida? Recuerda que una de las demostraciones más evidentes del amor hacia Dios es la Obediencia.

Así que cuando pienses en Navidad, piensa también en José, el hombre olvidado de la Navidad.

Que tengas una hermosa Noche Buena y un Año 2013 lleno de las bendiciones y de la Gloria de Dios en tu hogar.

Publicado por Ps. Félix Jara

sábado, 22 de diciembre de 2012

Comprendiendo la Navidad

Durante el tiempo la temporada de Navidad, un periodista agnóstico en Boston vio a tres niñas de pie delante de la vitrina de una tienda llena de juguetes. Una de ellas era ciega. Él logró escuchar a las otras dos describirle los juguetes a su amiga.

El hombre nunca había concebido lo difícil que era explicar a alguien privado de la vista cómo es que algo se ve. Así que profundamente emocionado, este incidente se convirtió en la base para su historia en el periódico.

Dos semanas después, el periodista asistió a una reunión celebrada por el predicador Dwight Moody. El propósito que le motivaba a asistir era atrapar al evangelista en alguna inconsistencia. Sin embargo, quedó sorprendido cuando Moddy empleó su historia contada en el periódico de las tres niñas para ilustrar de verdad: "así como la niña ciega no podía visualizar los juguetes, una persona no salva no puede ver a Cristo en toda Su gloria", así dijo Moody. ¡Que hermosa ilustración para explicar la la necesidad de explicar a la gente con carencia de conocimiento de las verdades escriturales!.

Esa primera Navidad, algunas cuantas personas comprendieron quién era Jesús en realidad, más aún con relación a la Navidad. Muchos escucharon el informe de los pastores y quedaron asombrados, pero no consideraron al bebé en el pesebre como el Hijo de Dios.

Lamentablemente, hoy sucede lo mismo, pues multitudes no están al tanto de la verdadera identidad de Jesucristo porque se encuentran ciegas espiritualmente. Quizás esto está ocurriendo contigo, y está es la enésima Navidad que pasarás, pero sin conocer al verdadero Jesús, que vino en forma de siervo y de hombre para tomar tu lugar en la cruz. 

Permíteme decirte que esta Navidad puede ser distinta a las tantas que has pasado. Pídele a Dios que te abra los ojos. Cree en Aquel que vino a hacerse hombre por amor a nosotros. Luego confía en la obra de redención que hizo por ti en la cruz, y acéptala. Tus ojos serán abiertos, y reconocerás quién es Él en realidad.

Juan 1:9-12  Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

Que en esta Navidad la Gloria de Dios sea sobre ti y familia.


Publicado Ps. Félix Jara

(*) Tomado y adaptado de Nuestro Pan Diario.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

La Gloria de Dios: Ricardo y Eva Luna Montaner

LA GLORIA DE DIOS

La Gloria de Dios, maneja mi vida,
con hilos de amor que puso en mi alma
me lleva hasta Él.

La Gloria de Dios, gigante y sagrada,
me carga en sus brazos alienta mis pasos
me llena de paz y miel,
sale a jugar cuando me viene a ver
y me deja ganar.

En la Gloria de Dios tendré, el descanso para mis pies,
con su manto mi frío desaparecerá y descansaré.
De la Gloria de Dios vendrá, bendición y abundante pan,
para ti y para mi, y a quien quiera venir a la Gloria de Dios.

La Gloria de Dios, maneja mi vida,
con hilos de amor que puso en mi alma
me lleva hasta Él.


La Gloria de Dios, gigante y sagrada,
me carga en sus brazos, alienta mis pasos
me llena de paz y miel
sale a jugar cuando me viene a ver
y me deja ganar.

En la Gloria de Dios tendré, el descanso para mis pies,
con su manto mi frío desaparecerá y descansaré.
De la Gloria de Dios vendrá, bendición y abundante pan,
para ti y para mi, y a quien quiera venir a la Gloria de Dios.

De la Gloria de Dios vendrá bendición y abundante pan,
//para ti y para mi, y a quien quiera venir a la Gloria de Dios//

En la Gloria de Dios... coro
abundante pan ////gloria////
coro... En la Gloria
desaparecerá...

En la Gloria de Dios... coro
//solo// la Gloria... de Dios... ///gloria///
coro... En la Gloria de Dios

viernes, 14 de diciembre de 2012

La adoración al Pequeño Rajá

En la revista Reaper (Cosechador), David G. Stewart, escribió lo siguiente: "En la India solíamos reírnos entre dientes de la pujah al bebé, o la adoración al bebé. Todas las mujeres se reúnen alrededor del bebé en brazos, y hacen chasquidos con la lengua como gallinas cluecas en señal de aprobación, y toman nota del supuesto parecido a la mamá o al papá, y sostienen los dedos, tocan la mejilla, besan los pies. Un término favorito para describir al bebé varón era "Pequeño Rajá, Pequeño Rey".

Aunque esta gente no se inclinan ni adora al bebé recién nacido, se observa que valoran la venida al mundo de un niño, el nacimiento de un nuevo ser, a tal punto llega su atención a este hecho que no es de sorprenderse que llamen a este evento "la adoración al bebé".

Cuando Jesús nació en un humilde pesebre, Él también recibió adoración y honra. Los pastores dejaron sus rebaños en los campos para adorar al bebé del pesebre. Los "reyes magos" dejaron su tierra (Persia) para adorar al bebé... porque de una u otra manera entendieron que ese bebé era un niño diferente... era el Rey de reyes y Señor de señores.

Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo se ha ido perdiendo el verdadero sentido de la Navidad, el sentido establecido en las Escrituras. Hoy es 15 de diciembre, estamos a nueve días del 25, te pregunto ¿cuál es el sentido que tienes con relación del nacimiento del Mesías, el Salvador del mundo? ¿cuál es la motivación o el sentimiento que te anima o te embarga en estos días? ¿es simplemente pavo, lechón, chocolate, panetón y regalos, o una buena compañía a tu lado?

Aún más, estarías dispuesto a inclinarte en humildad y darle la adoración Jesucristo se merece. El profeta Isaías, en el capítulo 9 de su libro, hizo una gran profecía acerca de Jesús, el Mesías prometido:

Isaías 9:6 "Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz".

Recuerda siempre esto, Jesús no fue un niño ordinario ni mítico, pues hasta su nacimiento provoco que una multitud de ángeles cantara su gloria:

Lucas 2:13-14 "Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!"

Una más, cuando mires el pesebre (si es que tienes uno en casa) recuerda que sobre esa cuna la sombra de la cruz se proyectaba, porque el vino a morir por ti y darte salvación, nunca lo olvides, enséñalo a tus hijos, y comparte con tus amigos esta gran verdad.

Lo impresionante de esto es que Él, ahora ya no está en un pesebre, o se encuentra colgado en una cruz, Jesucristo ahora está sentado en Su trono como Dios y Señor, es cierto ¡Verdaderamente era, es y será el Rey de reyes y Señor de señores!... nunca lo olvides.

Publicado Ps Félix Jara

domingo, 9 de diciembre de 2012

El hombre que se perdió la Navidad

Ya estamos en el mes de la Navidad, y es una oportunidad propicia para escribir algo relacionado al tema, mejor aún cuando estamos en los inicios. Se cuenta que Eddie  Fires fue el hombre que se perdió la Navidad, aunque no fue su intención.

Su esposa e hijos estaban en la casa de los padres de ella. Eddie tenía que trabajar 18 horas en el día debido a una emergencia que se había suscitado en la empresa. El plan de la familia era que él debía de cumplir con su obligación laboral en la Nochebuena, y luego viajaría casi 200 kilómetros en auto para reunirse con su familia. Había trabajado, y esto significaba que él estaba despierto por casi 2 días.

Terminando su jornada laboral de Nochebuena, pasó por su casa a cambiarse de ropa, y como tenía algunos minutos de tiempo a favor, se recostó en un sillón para descansar un minuto, nada más, antes de marcharse. 

¿Adivinas cuál fue lo que sucedió?... así es, se quedó dormido, tan profundamente que ni siquiera el teléfono pudo despertarlo. Eddie durmió hasta el día de Navidad bien entrada la tarde...¡el hombre había perdido la Navidad!

Pero si pensamos, en realidad también otras personas se perdieron la primera Navidad, así lo registra la Biblia. Uno de ellos fue el dueño del mesón, quien pudo haber hospedado al Unigénito Hijo de Dios, al Rey de reyes, cuando vino a este mundo. Pero su estancia estaba llena, y Jesucristo tuvo que darles a José y maría, un establo para que naciera allí el EMANUEL esperado por el pueblo de Dios..

Lucas 2:7  Y dio a luz a su hijo primogénito; le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. 

Otro que se perdió la Navidad fue el rey Herodes. Este gobernante creyó que Jesús era su rival para sus ambiciones de mantenerse en el trono, por lo que pensando en asesinarlo, con engaños envió a los magos a encontrarlo para luego le avisaran del lugar de su nacimiento.

Mateo 2:8  Y enviándolos a Belén, dijo: Id y buscad con diligencia al Niño; y cuando le encontréis, avisadme para que yo también vaya y le adore. 

Mateo 2:13  Después de haberse marchado ellos, un ángel del Señor se le apareció a José en sueños, diciendo: Levántate, toma al Niño y a su madre y huye a Egipto, y quédate allí hasta que yo te diga; porque Herodes va a buscar al Niño para matarle.

Por último, los líderes religiosos de Israel también se perdieron la Navidad. Ellos conocían la respuesta cuando les preguntaron donde debía de nacer el Mesías prometido, pues buscaron en el libro de Miqueas, y encontraron que debía de nacer Belén:

Miqueas 5:2  Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad.

Sin embargo, no tenemos evidencia que estos señores hicieron maletas, a fin de "tomar el primer vuelo que salía a Belén", para salir a encontrarlo al SALVADOR DEL MUNDO.

Quizás, te estás diciendo ¡Qué falta de discernimiento de estos hombres! Cuidado queno eran hombres comunes y silvestres, al menos Herodes y los religiosos eran gente culta y entendida en la materia. Pero... ¿Y tú?  ¿También te perderás la Navidad?

Si nunca has confiado en Aquel que siendo Dios se hizo hombre, siendo Rey se hizo siervo, y no lo has considerado como tu Señor y Salvador... déjame decirte que la respuesta es: Sí tu también te vas a perder un año más la Navidad, a pesar de los regalos que hagas y recibas, comas mucho panetón y bastante pavo; todo esto es bueno, pero no es el verdadero sentido de la Navidad.

Pero también esta pregunta va para ti si eres creyente. ¿Cuál es la expectativa que tienes tú como creyente en Jesucristo para esta Navidad? ¿La vas a pasar bien, con una buena compañía, con toda la familia, rebentando cohetes, y quizás brindando? ¿Estás preparando todo para esta sea tu mejor Noche Buena considerando hasta el último detalle? ¿A quién estarás esperando en esta Navidad al Rey de tu vida o a alguien más? ¿Qué te entusiasma más? ¿Has dispuesto tener un tiempo para meditar y agradecer las maravillas que hasta hoy Dios ha hecho en tu vida, y lo que espera de ti? 

Recuerda que aunque comas mucho pavo o lechón, con abundante ensalada, y comas panetón y bebas mucho chocolate, y además algo de vino o champagne y la pases con una buena compañía, gastando todo el dinero que quieras... el sentido de la Navidad no es ese. LA NAVIDAD ES JESUCRISTO, y tu lo sabes, así que piénsalo, aún tienes tiempo. 

Te recomiendo que revises bien tus motivaciones, no sea que pierdas la oportunidad de pasar una Buena Navidad con Aquel que verdaderamente, desde ya deberías de estar pensando... no sea que te pierdas esta Navidad... y te quedes dormido como Eddie. 

Ahora más que nunca, Él quiere pasar una Noche Buena contigo. Ojo, cuidado!... Dios no puede ser burlado todo lo que sembrares ahora eso también cosecharás... te decimos por propia experiencia, pues los años no pasan en vano.

De verdad que Dios te bendiga y te conceda el discernimiento para obrar con madurez y sabiduría. 

Ps. Félix y Eli Jara